miércoles, junio 15, 2005

La dama que siempre espera


Desde la frialdad del mármol, hay una dama que mira con las vacías órbitas de sus ojos tallados, un punto distante que nosotros, los meros mortales, no alcanzamos a comprender. La dama de mármol mira en silencio desde hace mas de setenta años. Ya ha muerto su autor, ya no quedan descendientes de Don Arturo Dresco, artista que desde la lejana Italia del siglo XIX vino a este país, vivió y expuso su arte y posteriormente falleció dejándonos la única e inigualable escultura en bronce del General Belgrano, símbolo de este pueblo desde el año 1927 y del modesto pero enigmático busto. Nadie recuerda ya a Don Arturo Dresco.

En el cenáculo de La Recova muchas veces se ha especulado sobre quien es la modelo de “La Anunciación”, nombre por el cual se conoce a este busto que esta frente al museo municipal del pueblo. El sencillo pedestal con unos mosaicos que dicen “La anunciación” basto para que generaciones de belgranenses jamas se preguntaran el misterio de la Dama de Mármol. Pero es sabido que las sagaces mentes inquisidoras del Cenáculo no se desaniman fácilmente cuando algo ha captado su atención, y e misterio de esta dama lo hizo.

Todo comenzó una tarde cuando el frío otoñal invitaba a quedarse en casa, pero en el Cenáculo se discutía un verso de Horacio que dicen:

No pretendas saber, pues no esta permitido,
el fin que a mí y a tí nos tienen asignados los dioses
ni consultes los números babilónicos.
Mejor sera aceptar lo que venga,
ya sean muchos los invierno que Júpiter
te conceda o sea éste el último, el que hace
que el mar Tirreno rompa contra los
opuestos cantiles.
No seas loca, filtra tus vinos
y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo
envidioso. Vive el día de hoy
(Carpe Diem)
capturalo. No te fíes del incierto mañana.

¿Como se había iniciado esta discusión? A raíz de la reciente tragedia nacional que enluto al país. Un grupo sostenía que era inevitable esta derrota dado que el fatum (el destino) esta prefijado según estas estrofas del poeta latino Horacio; otros sostenían lo contrario, basados también en esta misma composición. La discusión, siempre que se trata de filosofía karmica, se torna apasionada en La Recova, por lo que a petición de Matilde, la joven mujer que atiende el bar, y después de una ronda de esa extraña bebida cuyo nombre no debe mencionarse bajo pena de invocar a las potencias infernales y terminar regateando por la improbable alma de alguno de los parroquianos a cambio de un eventual favorcito diabólico; se acordó buscar un arbitro imparcial para dilucidar esta espinosa cuestión.

Saber a quien llamar desde el mundo de los muertos ya fue otra bizantina discusión. La primera tentación era obviamente invocar a alguna gran figura de la historia (Cesar, Alejandro, Napoleón, etc) pero es por todos sabido que esas figuras suelen ser casquivanas y no aparecer porque si, es decir se hacen cotizar un poco, además normalmente no responden lo que se pregunta, son que hacen su propio autobombo con tal de vender alguna de sus numerosas obras literarias. Por ello se optó por invocar a alguien mas humilde y vinculado al mundo latinoamericano. Como General Belgrano es caracterizado por su bella estatua en bronce,que data de 1927 y fue la obra magna de Arturo Dresco; se concibió por unanimidad llamar al artista olvidado.

Tras los rituales signados por el Necronomicón (Edición económica en folio de ¾ rustica tapas blandas y algunos errores conceptuales) y complementando con los sortilegios oscuros del Carmapatraca (cuyas profundidades algún día revelare a riesgo de delatar a un amor olvidado: Julieta Magaña) se completó la mistica invocacion que no tardó en dar sus frutos.

Surgido de un vaho ectoplasmático que alguno atribuyo a el exceso de Parisiennes, apareció la triste figura del maestro. Se sentó con los parroquianos, y con toda naturalidad solicito una ración doble de la bebida innominable. El asombro recorrió a la concurrencia ¿Es que los espíritus pueden catar licores así como así?
-Ciertamente- respondió el materializado Dresco -¿O no saben que por ejemplo, a la Pacha Mama se le honra vertiendo ginebra en la tierra, a los antiguos dioses mitológicos haciendo libaciones?-
-Aha- acoto Carlos Frasine -Por eso los curas en la misa se mandan un vinito, que es la sangre de Cristo...-
-No exactamente, eso es otra cosa- respondió el espectro dándole a la copita y solicitando otra, que diligentemente Mati trajo en un instante
-¿Y cual es el motivo de la consulta, caballeros?-
-Ha ocurrido una terrible tragedia y necesitamos saber...-
-Diga nomas, soy todo oídos-
-Boca ha perdido ante México. la copa libertadores ayer en la Bombonera, y necesitamos saber si eso estaba previsto o fue algo que ocurrió sin que lo fuera...- Y le alcanzaron los versos de Horacio.
El ilustre muerto palideció, si es que un espectro pudiera palidecer un poco mas aun. Dolorosamente exclamo
-¿Este verso, siempre este verso?- y rompió a llorar desconsoladamente. La audiencia se volvió a electrizar de asombro . Un respetuoso silencio acompaño el sollozo fantasmal y otra copita de la bebida que no debemos invocar. Finalmente abrió su corazón
-¿Alguno de ustedes conoce mi obra?-
-Si, la escultura en bronce de Belgrano-
-No, hay otra, que nadie recuerda ya y que prácticamente esta abandonada en un parque publico frente a vuestro museo municipal...-
Un silencio ominoso fue la respuesta de los concurrentes del Cenáculo, hasta que Bocha Viejo aventuro una hipótesis
-¿Esa que es un busto en mármol?-
-Esa misma. Es un busto que trace en mármol del mas puro. La llame “La Anunciación” y al morir en mi testamento la doné a este pueblo...-
-Si, ya la recuerdo. Es una bella mujer que esta con una mano apoyada en su corazón y la otra extendida.-
-En efecto, durante casi dos décadas estuve enamorado de esa mujer. Mil veces contemple su rostro y otras tatas veces desee acariciarle sus mejillas. Debí conformarme con la frialdad de la piedra, con la idea que el mensaje, cual botella arrojada al mar, llegara finalmente a su destino; pero jamas fue así y ciertamente aunque no pueda morir de vuelta, moriré sin que ello suceda jamas...-
-Era casada, ese fue el problema...-
-No-
-¿No le daba bola porque era pobre y socialmente nadie?- aventuro sin tacto Don Clark
-Tampoco, es mas cruel aun-
-¿Más?¿Qué puede serlo?¿Ella no lo amaba?-
-Ni siquiera me conoció jamas- El desconcierto se apodero de todos. Empinando otra copita prosiguió
-A Natalia nunca la vi sino en mis sueños. Ella no nacería sino hasta 1975, casi cincuenta años después de mi muerte. La ame sin poder acceder a ella, jamas. Imagine que tallando su hermoso rostro algún día ella lo vería y comprendería que eran esas extrañas ensoñaciones que alguna escasa y fugaz ocasión compartimos. Pero fallé, ella no nacería en este pueblo sino en Buenos Aires y jamas camino por estas calles ignoradas y se vio reflejada en un amor crepuscular que se evanesce día a día con la dilución del mármol por los elementos naturales y la incuria humana. Estoy frito. Se llamo La Anunciación no por Cristo y su madre, sino por un amor que jamas pudo ser. Gracias por las copas, adiós.-
Y sin dar tiempo a requerir mas, se desvaneció en una voluta azulada. Los parroquianos del Cenáculo quedaron mudos, lo cual solo ha ocurrido en dos ocasiones desde la creación del mundo. Y sobre sus consciencias pesa el margo secreto del maestro Arturo Dresco y la cuentita de las copitas que se bebió. Uno a uno en silencio se fueron retirando meditabundos, y el ultimo, como es de rigor, cargo con el muerto.

1 Comentarios:

Blogger yop dijo...

Me encanto, debe ser por el toque romántico que tiene,que siempre me gusta en todo lo que leo. Muy bueno y original =) Claudia

1:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal