lunes, agosto 08, 2005

El enigma de la niebla amarilla

De los muchos misterios que debió afrontar el Cenáculo, ninguno mas extraño y fuera de los parámetros de la normalidad, si es que puede decirse que hay algo de ella en en Cenáculo, que el misterio de la niebla amarilla. En realidad nunca hubo niebla ni menos amarilla, pero suena muy bonito, como ese viejo relato de detectives de Gastón Leroux “El misterio del cuarto amarillo”, uno de los dos autores predilectos de El Pelado, el responsable de resolver el enigma que por varios meses mantuvo en vilo a General Belgrano, pese a que aparentemente todo estaba bien...

Todo comenzó una tarde de primavera del año pasado cuando al principio las adolescentes comenzaron a desentenderse de sus novios. Al principio padres y madres no atribuyeron esto mas que a las veleidades propias de los adolescentes y sus cambiantes humores, pero poco a poco la cosa fue poniéndose de castaña a oscura; porque los jóvenes despechados ya eran legión. Luego la extraña ola de apatía sentimental fue ascendiendo como la marea en el río Salado (porque aunque dicen que no existe El Viejo, pescador desde siempre, asevera que existe una marea de río, oculta y velada para los neófitos e ingenieros de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires).

Esta falta de inquietud sentimental fue ascendiendo y ganando las capas de las mujeres solteras mas jóvenes, no tanto y maduras para finalmente involucrar a las casadas; y allí estallo la cosa. Porque una situación es que la noviecita de un adolescente no le de ni la hora, pero cuando ocurre en matrimonios de años, con todos los cambios de humor y rutinas establecidas solo puede significar una cosa: un gran problema. Las mismas involucradas negaban todo el asunto, pero el desentendimiento sentimental y amoroso (por no decir sexual) fue tan grave y amplio que varios maridos ejemplares y padres de familia, enviaron sendas notas al Honorable Concejo Deliberante para que se tomaran cartas en el asunto. Estas cartas no se leyeron en las sesiones ordinarias pero si en la privacidad de los despachos oficiales. Hasta el mismo intendente le resto importancia a la cuestión, repitiendo lo que decimos todos los hombres en estas circunstancias:

-”Deberían haberse preocupado antes, si no se cuida el gallinero los zorros hacen estragos”-

Hasta que un día el Intendente solicito una sesión extraordinaria y secreta; la primer que se hizo en General Belgrano. El zorro había echo estragos también en el gallinero del intendente. Madre e hija afectuosas de un día para otro estaban distantes y ajenas. Varias caras largas hubo en esa sesión secreta, el mal cundía. Se acordó convocar al Foro de Seguridad y poner en marcha todos los mecanismos inherentes en salvaguardia de la masculinidad cada vez mas abatida de los belgranenses de 13 a 99 años...

En el Foro el comisario y la policía comunal procedieron a redoblar sus esfuerzos de vigilancia, en presunción de hallarse ante un raro caso de un “superseductor”. Esta clase de criminal, visto en contadas ocasiones y ejemplificado por el celebre Don Juan Tenorio, es un hombre normal que merced a sus extraordinarias dotes telepáticas y empaticas seduce mujeres a diestra y siniestra, llevándose la honra (es decir acostándose) con cuanta mujer pueda. Por otra parte los representantes de la Iglesia Católica Apostólica Vaticana insistieron en la hipótesis de un maleficio colectivo por parte de los Umbandas. Estos reaccionaron visiblemente molestos pues para lograr tal cosa deberían al menos sacrificarse 78 mil gallinas lo cual a todas luces es imposible por el barullo y costos ocasionados careciendo de objeto tal cosa; pero ellos sospechaban del Rabinato Superior de General Belgrano, que les tienen ojeriza. El Gran Rabino se rasgo las vestiduras y lloro invocando a Abraham protestando de tal acusación cuando todos saben que los culpables seguramente son una colonia nazi secreta en el pueblo... Allí nadie dijo ni pío, lo cual demostró que no hay nazis en Belgrano, al menos desde 1945 pese a las malas lenguas...

La conclusión clara y evidente es que nadie sabia porque las mujeres de Belgrano se desentendían de sus hombres, y ante la perspectiva de vivir amargados o cambiar de sexualidad se decidió poner la mas enérgica de las medidas en practica. Se instruyo al comisario para que se redoblaran las medidas de seguridad -por si había algún “superseductor” inadvertido suelto; pero también se comisiono a la policía comunal, inspección y bromatología para que hicieran tareas de investigación de campo e inteligencia, a fin de determinar que es lo que estaba pasando...

Después de una semana afiebrada en la que los agentes encubiertos y los evidentes iban detrás de cada mujer solo se consiguió dos cosas:

Denuncias de mujeres que se creyeron acosadas y nada. El tema seguía siendo un absoluto misterio. En resumen todos los casos se podían contar así: la mujer, madre, esposa, amante, novia o hija salia a hacer una compra o a realizar alguna labor fuera de la casa y a los diez minutos volvía enajenada habiendo perdido sus sentimientos mas profundos por sus seres hasta ese momento queridos. No es que se volvieran odiosas, por el contrario, regresaban con una mirada ensoñadora y en un estado de éxtasis amoroso que provoco mas ruinas que si hubieran regresado odiando. Los hombres, seguros y confiados hasta ahora, se enloquecieron de celos y varios se dieron de puñetazos ante la mera sospecha, otros pensaron en suicidarse y alguno lo trato aunque mas melodramáticamente que en realidad. Las mujeres como si intuyeran la cobardía innata del hombre simplemente lo ignoraron, lo cual puso las cosas de color mas negro aun. Una ciudad que a la mañana había sido alegre y cotidiana se transmuto en un lugar lóbrego y aburrido, pues el único tema de conversación era el desamor. El chat del pueblo creció exponencialmente, en especial la sala “Corazones” en la que las largas listas de nicks eran todas de hombres desesperados de amor pero pudorosos de confesarlo. Obviamente el banquete se lo dieron las mujeres de otros lados que acudieron prestamente al chat pero se desengañaron al instante de ver tantos hombres frustrados. “Estos tíos deben tener algo malo” dijo una española resumiéndolo y no volvió a aparecer ninguna migración femenina más en esa desoladora sala de chat.

Los días pasaban y la vida se deterioraba, nadie quería trabajar pues no había incentivos. Tampoco nadie se preocupaba mas que de lo inmediato y necesario. Todo decayó y la ciudad de General Belgrano se vistió de tristeza otoñal en pleno invierno. En el cenáculo no hubo serias repercusiones, pues es sabido que sus integrantes están mas allá de las cosas mundanas y además son lo suficientemente ególatras y narcisistas como para ser afectados por algo que se extienda mas allá de sus narices. además uno de los efectos secundarios de cierta bebida alcohólica que es imposible mencionar sin que brote satanás del suelo dispuesto a firmar un pacto diabólico, es que remite a la desmemoria emotiva. Por ello ninguno de sus integrantes podrá jamas ser actor. El método Stanislavsky, de memoria emotiva para vestir al personaje en el actor, jamas funcionaria en unos hombres tan racionales y entregados a las altas especulaciones metafísicas y científicas como la determinación si las plumas del Caburé son de mala suerte, si Boca merecía perder ante Ulam Bator o si Gardel canta cada día mejor y si Luis Miguel Riqui Martín y Leonardo Di Caprio son o se hacen...

Pero pese a esta constitución especial de sus ánimos, algo sucedió porque El Pelado después de la quinta copita dijo

-Algo esta pasando y no me gusta nada- En alusión a la perdida de esposa, suegra, tías, madre e hijas que finalmente no le cargoseaban mas dándole algo parecido al Nirvana en vida.

-¿Usted se refiere a esa voz en sánscrito que en algunas religiones de la India, estado resultante de la liberación de los deseos, de la conciencia individual y de la reencarnación, que se alcanza mediante la meditación y la iluminación?- pregunto Pepa

-Si, algo así...-

-Cuente, cuente- animaron los demás miembros honorarios

Y El Pelado contó. Describir la sensación de liberación karmica y el placer de sentirse libre de las ataduras del mundo generaron una terrible envidia entre los presentes, sujetos a los mandamientos de las damas de sus hogares, y así nació la solución. El cenáculo no quería averiguar las causas sino reproducirlas a gusto y placer.

Como las diligencias oficiales fracasaron y daban pena, ellos determinaron usar los mayores poderes jamas desencadenados por ser humano alguno. Pidieron una copita de la bebida alcohólica innominable, nombrándola. En una nube de humo y efectos especiales demode broto del suelo Lucifer.

-¿Quien ha osado invocarme, Oh mortales?-

-A usted nadie, don, es con Satanás la cosa- repuso El mudo, conocedor de las jerarquías diabólicas por haber pasado una temporadita en el infierno cuando su ataque cardiaco.

-Satanás esta de licencia, hoy es mi turno. Es lo mismo-

-Bien, deseamos saber que esta pasando con las mujeres del pueblo y cual es la causa de ello-

-Su petición es razonable pero hay un pequeño inconveniente, antes deben darme un alma a cambio...-

-No hay problema, aquí esta- y El Pelado extiende un folletito ajado a Lucifer

-¿Un folleto de campaña electoral?-

-Si, fijese entre las promesas del candidato a intendente, en el punto centésimo décimo tercero...-

-Si... veo... “venderé el alma al Diablo si es necesario por el bienestar de mi amad comunidad”... suena legal. ¿Esta presente el firmante?-

-No, esta en su despacho, pero según el Derecho Romano un papel firmado como ese es un documento que garantiza un pago de alguna especie, es decir un pagare. Y quien lo ha firmado es actualmente el intendente de este pueblo y nosotros somos testigos pues le votamos, menos él (por Pepa), y como mandantes de una autoridad legal y constitucionalmente establecida decidimos de común acuerdo e ipso facto, que usted debe llevarse el alma del intendente a las regiones ut infra ad hoc...- explico leguleyamente el Doctor Ricardo, emocionado por la posibilidad de devolverle algún favor político al intendente. Lucifer lo meditó y aceptó, pues aunque no es mucho la palabra de un abogado en el Infierno (esta tapizado de ellos) y el alma de un intendente (también esta tapizado de ellos allí abajo) algo era algo.

-Esta bien, diré que el misterio se resuelve entre fusas y corcheas, entre zares y comunistas, entre gallos y medianoche, adiós caballeros- Y se esfumo riéndose del acertijo desgraciado a cambio de dos almas improbables que se llevo consigo.

De esta manera es como el Cenáculo empeño el alma del Pato, el intendente, al diablo sin que él lo supiera. Y eso explica porque al otro día estaba de mejor humor.

Se formo la Patrulla Carmapatraca, integradas por El Mudo, El Pelado y yo, vicepresidente del Honorable Concejo Deliberante y miembro secreto del Cenáculo de la Recova, y salimos a buscar la solución. La única pista valedera era “Entre galos y medianoche”. El fenómeno solo ocurría de noche, en una estrecha franja horaria, determinado por las variables “fusas y corcheas” y “zares y comunistas”. Ambas un verdadero misterio dentro del misterio.

Buscamos al único comunista sobreviviente del derrumbe de la URSS, Carlos El peluquero. Nos recibió en su local, atestado de mujeres a las que atiende con su singular maestría y luego de terminar nos escucho. No pudo dar razones del enigma pero supuso que al mencionar “zares y comunistas” establecía un eje del tiempo lejano, en 1917, época de la revolución, pues es bien sabido que después del 18 no quedaron mas zares en Rusia, no al menos vivo... Una buen informante podría ser la Vieja del 13, quien trató en alguna lejana época con emigrados rusos y Teósofos, según recordaba él.

Ese fue el primer indicio que estábamos tratando con entes sobrenaturales, así que debíamos orientarnos hacia la tenebrosa morada de la Bruja Cachavacha, que vive en la lejana e inaccesible región conocida como el Barrio Callegari. Inaccesible por los baches y lejana porque esta a mas de dos cuadras de la avenida Italia. Tras avanzar cautamente entre los nativos del lugar,que nos miraban desconfiando por ser año electoral, llegamos al numero 13 de dicho barrio y golpeamos la puerta. Nos atendió la misma Cachavacha que se estaba preparando para su programa televisivo “Cocinando con Cachi”, por el canal local y un éxito mediatico pueblerino en donde alternaban las maldiciones gitanas, sortilegios y la buena cocina bonaerense.

-Si, es un espíritu atormentado- nos dijo apenas nos vio la cara, ante nuestra sorpresa

-¿Como sabe el motivo de nuestra consulta?-

-Madame Cachavacha lo sabe todo, hasta que vendieron el alma del intendente- y rió alegremente -El diablo me vino a ver para hacerme un canje por alguna cosa mejor y me contó como lo estafaron miserablemente-

-¿Nosotros, estafarlo?- repusimos ofendidos y halagados

-Si, todos menos Lucifer saben que los políticos no posee alma, especialmente El Pato, que es radical-

-Bueno, el acertijo también en es una cagada si vamos al caso...-

-La cosa es que están en tablas, lo cual sucedió solo una vez antes de ésta...-

-¿Y cual fue la primera vez?- pregunte

-Conmigo, nene, conmigo, El 16 de Julio, 1918- y rió mas fuerte la vieja bruja

-¿Y como resolvemos esto, estimada “Streggetta”-

-Solo deben seguir la música y convencer al espíritu de volver a su amor original, nada mas...-

Y nos cerro la puerta en la cara mientras los aborígenes nos rodeaban y nos empujaban a la salida del barrio con la punta de sus lanzas...

-Entonces resumiendo, debemos buscar a un espíritu a la luz de las velas -entre gallos y medianoche- guiados por la música... Realmente algo extraño- murmuro El Paja examinando el informe que presentamos -Así que ya sabemos, a buscar espíritus musicales señores-

Y de esta manera El Cenáculo en pleno se dedico a rastrear entre las calles desiertas de General Belgrano algo que se asemejase a estas pistas, pero fue en vano y las mujeres “infectadas” seguían creciendo como la marea del Río Salado, de forma continua e invisible.

-Evidentemente- comento el Intendente ,el “desalmado” Pato -nosotros no podemos detectar nada, es algo que solo afecta a las mujeres, sera de difícil resolución-

-Posiblemente, pero deberíamos intentar un cebo, atraer a esta fuente de disturbios y atraparla en el acto- sugirió el Doctor Ricardo aun sorprendido de no percibir cambios en su oponente político y verlo aún más rozagante.

-hablemos con una mujer y convenzamosla de trabajar junto a nosotros en la cacería de este fantasmón...- prosiguió Don Clark

-Bien-acote-podemos pedirle a la novia de alguien conocido que sea nuestra carnada...-

Y así determinamos que una joven y bella mujer se sumara a las huestes (no tan) vengativas del Cenáculo, el pedido recayó en Matilde, la moza de La Recova y fruto de las ensoñaciones de varios de los integrantes del Cenáculo que jamas tendrán posibilidades de beber de sus labios el fruto del amor, pues ella tiene novio. Y Matilde salio con la Patrulla Carmapatraca rumbo a los peligros de la noche y la seducción. Al tercer día al doblar una esquina y perderla momentáneamente unos escasos segundos la perdimos a ella también. Al llegar nosotros la encontramos sonriendo beatíficamente con una flor en su mano y la mirada llena de lágrimas de amor...

-Mierda- dijo el Pelado -otra que se desvanece, y en un segundo...-

-Nuestra percepción del tiempo es disímil a la del fantasma, para él podrían haber sido horas...- comente.

Y en efecto Matilde había caído bajo el influjo misterioso de esa fuerza seductora. Esta perdida afecto sensiblemente al Cenáculo, que a estas alturas ya había cambiado sensiblemente su objetivo y ahora apuntaba mas a la resolución real del caso. De nuestras mutuas apreciaciones pudimos deducir que solo bastaba un instante para que la mujer sea absorbida por esa extraña pasión. Después de cotejar impresiones de los presentes, la mayoría creyó percibir unos acordes musicales extraños y sobrenaturales.

-Quizás algún tipo de modulación armónica sobrenatural- aventuro Pepa

Nadie pudo decir ni que si ni que no, solo fueron unas notas, nada mas...

(La siguiente sesión del Cenáculo, fue a puertas cerradas y por razones obvias no puedo transcribir las distintas alternativas de tan singular reunión... de cuyo singular resultado daré cuenta en breves lineas, amable lector.)

La vapuleada Patrulla Carmapatraca finalmente salio al ruedo una vez mas con otra mujer como cebo, con la esperanza de hallar la solución. Durante horas deambulamos por las calles belgranenses del centro y de los suburbios. A las tres y media de la mañana finalmente hicimos contacto, tal como la otra vez, al perderse nuestra “dama” en un hueco -designación de los baldíos que databa de la época colonial- imprevistamente oímos claramente unos sones musicales atenuados por el frío viento del sur que silbaba entre las cinas cinas. Al sonido apagado de las notas siguió un estruendoso alarido; que esperábamos. Como una señal saltamos sobre lo desconocido y con una manta de lona especial y nuestras infalibles cachiporras sacudimos de manera inefable al bulto capturado que se retorcía como mil demonios y aullaba como una bolsa de gatos...

El misterio quedo pronto revelado en parte. Dentro de la lona Geo-magnética-esotérica que habíamos confeccionado para atrapar fantasmones, espíritus chocarreros o fulleros y afines; hallamos un terceto magullado y quejoso y un superseductor ectoplasmico.

Al otro día, en una discreta televisación por el canal local, el Intendente llevo tranquilidad a la población de General Belgrano; las mujeres se estaban recuperando -como una mala resaca- de una “gripe asiática” que conlleva una perdida momentánea de memoria. El Hospital municipal Juan E. de la Fuente atendería a quienes fueran requiriendo ayuda ya que habían expresas instrucciones de dar prioridad a las damas de la localidad. La misteriosa peste, solo transmisible a las mujeres, era vectorizada por el mosquito anofeles aegyptis. Las cuadrillas municipales estaban fumigando el pueblo para erradicar cualquier posible foco de infección y se rogaba a la población en general no descuidar la higiene y la salubridad etc etc...

La verdad solo la conocía El Cenáculo, y era mas compleja que un simple mosquito. La clave de la solución estaban en palabras dispersas que habían pronunciado distintos actores del folleton, solo la mentalidad sinuosa del Pelado, que había logrado unir las pistas que habían dado en el clavo. ¡Recuerdan que El Pelado poseía dos autores predilectos? Uno era Gaston Leroux, el otro Ponsoil Du Terreil, el prolífico autor de Rocambole, eso explica en parte su clase de mentalidad y sus extraños mecanismos deducitvos. El Intendente dijo “Deberían haberse preocupado antes, si no se cuida el gallinero, los zorros hacen estragos”, esta frase casual abrió las puertas del entendimiento del Pelado, siendo el primero en percibir la esencia del problema: la desatención masculina hacia las sensibles mujeres de General Belgrano. Es sabido, por la autocritica que hiciera el mismo sesión secreta del Cenáculo, que nosotros solemos distinguirnos por nuestra ceguera sentimental. Creemos sinceramente que una vez que hemos enamorado a una mujer ya esta para siempre y olvidamos que al amor, al igual que al fuego o a la adicción a esa bebida alcohólica de nombre impronunciable (bajo riesgo de atraer a las fuerzas infernales) se las deben alimentar diariamente para que no se extingan. No solo el raciocinio o el cuerpo requiere gimnasia diaria, también los sentimientos, quizás especialmente...

-Maldito Neo platonismo- rezongo en ese punto El Mudo contra la new age -Con eso de la dicotomía del cuerpo, el alma y los sentimientos hemos perdido la capacidad de amar todo el tiempo...-

Y en efecto, los hombres de General Belgrano y los del Cenáculo en general, somos bastantes dejados en esas lides...

Eso coincidió con la Maldición. Para comprender esta deberíamos remontarnos en el tiempo a los años 20. En esa época en General Belgrano existía un importante movimiento agrícola y una gran cantidad de mano de obra necesaria para la siembra, cosecha y transportación por medio del Ferrocarril del Sud. Como resultado de las convulsiones de la Europa de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) aparecieron muchos inmigrantes de todas partes: españoles, italianos, turcos e inclusive rusos. ahí es donde debemos detenernos. En 1917 poco antes de la muerte de La Gran Letanía (como le decía Lenín a la Familia Imperial Romanov) un solitario inmigrante ruso llegaba a estas costas a establecer un centro clandestino de contra revolucionarios, porque ese hombre el joven Conde Rapusnike sabia de la existencia del Nodo Espacio Temporal que estaba en manos del Club de los Payasos debido a su vinculación con los Teósofos. Pensaba entrar a bala y sable, tomar el control de la puertita verde y manejar sus singulares cualidades para desterrar a la triunfante revolución bolchevique y reponer a los zares su imperio, pues él estaba secretamente enamorado de Anastasha, la joven hoja de Alejandro III. Lo sorprende la muerte de la familia real en plena faena, se desanima, no halla jamas la puertita verde (que sabemos se encuentra ubicada en una dimensión del Pasaje Carlos Gardel, aunque en 1912 cuando se “creo” casualmente este pasaje no poseía nombre) y muere no sin antes proferir una terrible maldición jurando que jamas descansaría hasta obtener el amor de su adorada Anastasia. Pero no murió solo, a su lado, fiel aunque ignorada una emula de Madame Blavatsky, fundadora de la rama rusa de los Teósofos, logra en un ultimo intento crear un milagro esotérico. Por un lado preservo el alma de su secreto amor y por el otro logro rescatar a Anastasia de la muerte captando su alma al vuelo cuando los bolcheviques la asesinaron en el sótano de la casa de Ekaterinburgo (La casa Ipatiev), el 16 de Julio de 1918. La misma fecha que el Pelado había oído de la boca de la vieja Cachavacha. Esa fue su segunda pista. Cuando la vieja bruja menciona haber sido engañada por Lucifer, queda en claro que la antigua amante del Conde Rapusnike había tratado de preservar el alma de la joven princesa rusa, pero falló. Lucifer uso de sus fullerías y cambió los roles. La amante había muerto y la joven reencarnó en el pellejo no muy agraciado de la solterona ignorada, que en esas fechas ya era fea y algo gorda. Pero la amante secreta engañó a Lucifer porque aunque muerta preservó su memoria en el alma de la joven princesa rusa encarnada. Todo un billar metafísico.

El espíritu errante del Conde se mantuvo en éxtasis carmico durante algunas décadas pero finalmente la vieja Cachavacha logró llamarlo al mundo de los vivos, con la esperanza de reencontrarse con él, pues el amor de la amante aun sobrevivía penosamente en ese cuerpo y la princesa, al fin y al cabo, era una mujer y por tal, ansiosa del amor.

Más el espíritu en lugar de acudir al encuentro de su princesa, furioso y ciego -como la mayoría de los hombres cuando amamos pasionalmente- salio a vengarse de todos, por haber muerto como un perro y sin haber amado. Entonces convenció al fallecido terceto Roldan-Barrios-Unzue (muy famosos en los a fines de los 20) para que lo acompañaran en sus correrías belgranenses amatorias nocturnas.

Estos músicos habían terminado sus días en un accidente de aviación previo al de Gardel, pero este les robó la fama en Medellín y ellos, menos conocidos debieron conformarse con un funeral paupérrimo y una escasa recordación en El Imparcial Belgranense. Estaban resentidos por eso y deseaban resarcirse. El Terceto de la Muerte (bautizado así por ellos mismos) tocaban viejos valses de la década decimonónica muy románticos y sensibleros, mientras el Conde seducía a las mujeres con unas declaraciones de amor de ultratumba que las dejaba aleladas en estado de amoroso éxtasis. Tal era el modus operandi.

El Pelado urdió la trama sobrenatural de este asunto por las pocas y escasas pistas dejadas un poco al azar y otro tanto por provocación de la misma Cachavacha y concluyo que la única manera de capturar al fantasmón redomón era usar una mujer de cebo pero que fuera inmune a los hechizos hipnóticos del Conde muerto.

¿Y que mujer seria capaz de tal cosa? Un travestí, alguien que es mujer pero posee la constitución genética de un hombre, y en Belgrano tenemos uno propio: Flory. De eso se hablo en la sesión a puertas cerradas del Cenáculo, era el arma secreta de la sociedad contra las acechanzas sentimentales del Conde ruso. Y funciono, el espíritu rencoroso creyendo tratar con una mujer la sedujo, le acaricio el cabello, le dio una flor (un lirio) y le estampo un beso para desmayo. ahí se dio cuenta de su terrible engaño (algunos creen porque a Flory se le puso erecto su miembro viril, otros porque besar a un tipo es distinto que besar a una mujer y hasta un fantasma se da cuenta de tal diferencia) y el fantasma perdió toda su potencia seductora. Le caímos encima con la lona especial atrapa moscas ectoplasmicas y le dimos una buena ración de cachiporrazos bendecidos por el cura de la Parroquia. Magullado y aturdidos los cuatro espectros se entregaron mansamente. El trio debido a la asociación ilícita con el Conde debieron pagar su condena mediante probation, dando espectáculos públicos durante un año en el centro de jubilados, presentándose como Los Iracundos o Los Pasteles Verdes. Con el tiempo y ante la aceptación de los abuelos de Belgrano terminaron por ser un terceto típico y volvieron a sus valsesitos, rancheritas y milonguitas como El Trio Mas Mentado del Sud actuando de buena gana por muchísimo mas tiempo del que estaban sancionados por el Juez Municipal de Faltas pero sin revelar jamas su origen fantasmal a los confiados ancianos y grabando un par de Cds que hacen furor aquí y en el otro mundo.

El Conde fue condenado a encontrarse y casarse con su amor imposible: la princesa Anastasia Romanov en el cuerpo de la vieja Cachavacha. El Conde contra todo pronostico estaba feliz al igual que bruja, se besaron y allí se produjo el milagro postrero: no paso nada, seguían siendo dos seres feos aunque mas jóvenes pues el tiempo retrocedió en ellos hasta 1918. Fueron muy felices y actualmente viven de dar clases de Tango a los turistas que visitan General Belgrano y de la venta de extraños dulces caseros que se dicen poseen virtudes insospechadas para la cura de desamores, amores olvidados y esas yerbas...

El Cenáculo reconoció en su seno que somos un grupo de hombres torpes y faltos de sensibilidad y nos hicimos la firme promesa de jamas olvidarnos porque amamos a nuestras mujeres y no dejar en olvido que al amor debemos cultivarlo todas las mañanas de nuestras vidas con dedicación y ternura, para cosecharlo todas las noches en la intimidad del himeneo amoroso de esos extraordinarios seres que son las mujeres enamoradas. Un “Te amo” leve en la oscuridad posee la fuerza para rescatar de la muerte a cualquiera de nosotros, darnos la vida y el sentido de ella, finalidad ultima y mas profunda de la existencia humana: el amor.

Finalizo esta extraordinaria historia la profunda conclusión de El pelado, quien dijo:

-”moraleja, moraleja, solo es puto quien se deja...”-

-.-...-.-

Yo por mi parte, recorrí 1200 kilómetros para reencontrarme con mi Ángel, en la lejana Corrientes Capital, y amarnos para siempre jamas. Te amo Silvina, mi amor.

1 Comentarios:

Blogger ★Carlos Becerra★ dijo...

JAJAJAJA EL MUDO Y EL PELADO PASEAN A LAS ANCHAS EN TUS LETRAS JAJAAJA !!!

PERO SIN DESMERECER A NINGÚN PERSONAJE TE RECUERDO QUE FUE UN "CARLOS, EL PELUQUERO" QUIEN DIO EL PRIMER SALTO HACIA LA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA MUJERÍL (JAJAJAJA)

TENIA QUE LLAMARSE CARLOS... TE DAS CUANTA DE NUESTRA IMPORTANCIA EN LA HISTORIA UNIVERSAL (JAJAJAJA)

YA LO DIJO PIRULO: "CARLOS ES LA VERDAD Y LA VIDA"

AMÉN DE ESTO, TE JURO QUE HABRÍA MILLONES DE HOMBRES QUE PAGARÍAN FORTUNAS POR UN PUÑETERO MOSQUITO DE ESOS PARA QUE PIQUE REITERADAMENTE A SU SUEGRA... QUIZÁS A SU ESPOSA... Y EN ALGUNOS INSTANTES A SU AMANTE (JAJAJA).

SOLO ALGO ME QUEDA FLOTANDO EN LA ESPESA Y DENSA NEBULOSA DE MI POCA MATERIA GRIS: ¿¿¿ QUE EN GENERAL BELGRANO NO HAY NAZIS ???

SI ES ASÍ... NO VOY NUNCA MAS !!!
(JAJAJAJAJA)

UN ABRAZO...
CHB.-

1:55 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal